La Ley del Personal Militar 19.101 prevé la existencia de distintas situaciones de revista del personal, dentro de las Fuerzas Armadas.

 

Así pues, el articulo 2º hace referencia en primer término al personal del cuadro permanente que “…es aquel que se encuentra incorporado y esta en actividad”.

Seguidamente él articulo 3º menciona al personal de la reserva, distinguiendo dentro de esta dos categorías, la reserva incorporada (personal no perteneciente al cuadro permanente que se encuentra incorporado), (inc 1º) y la reserva fuera de servicio (inc 2º).

A su vez dentro del personal de reserva fuera de servicio, la ley distingue tres 3 categorías de personal:

a) Los retirados que conserven su aptitud para el servicio (pto. a), (reservistas con Estado Militar, provenientes del cuadro permanente).

b) Aquellos que habiendo recibido instrucción, conservan su aptitud para el servicio pero están en situación de “fuera de servicio” (pto. b). Aquí cabe mencionar a los egresados de los Liceos Militares, de los cursos de AOR, cabos de reserva y soldados de reserva, luego de su paso por el servicio militar. (sin Estado Militar)

c) Finalmente, también integran la reserva de las FFAA, aquellos que sin haber recibido instrucción pasan a la reserva en virtud de las normas vigentes. (pto c). Este era el caso de los ciudadanos que resultaban exceptuados del Servicio Militar Obligatorio, pero pasaban a la reserva como personal “no instruido”.

Cuando la ley se refiere al Estado Militar (articulo 5º) explica que “…es la situación jurídica que resulta del conjunto de deberes y derechos establecidos por las leyes y reglamentos, para el personal que ocupa un lugar en la jerarquía militar de las fuerzas armadas”. Resultando alcanzado tanto el personal en actividad como el que esta retirado.

El articulo 6º, por su parte, aclara que: “Tendrá estado militar el personal de las fuerzas armadas que integre su cuadro permanente y su reserva incorporada y el que, proveniente de su cuadro permanente, se encuentre en situación de retiro”. En consecuencia el personal de la reserva fuera de servicio no posee Estado Militar, en tanto permanezca en esa situación. Solo lo adquiere al momento de su incorporación.

Sin perjuicio de lo expuesto, integra también las Fuerzas Armadas aunque de un modo particular, pues si bien, como se ha dicho, carece de Estado Militar tal como lo sostiene el artículo 3, inciso 2 de la norma en análisis, no es menos cierto que un sin número de normas y reglamentos prevén no solo su existencia, sino también sus derechos y obligaciones.

Véase. El artículo 10º de la norma expresa “El estado militar se pierde por baja y además, para el personal de la reserva incorporada por pase a situación de fuera de servicio”.

Finalmente él ARTICULO 11º sostiene que “El personal de la reserva, aún cuando no tenga estado militar por encontrarse fuera de servicio, estará sujeto a las sanciones especiales que esta ley establece para los casos de conducta incompatible con la conservación del grado. Asimismo tendrá la obligación de cumplir con las exigencias que determinan las leyes de la Nación tendientes a su instrucción y adiestramiento”.

Queda claro, como se dijo, que el personal de la reserva fuera de servicio no posee Estado Militar. Sin embargo cuadra advertir que la ley impone al reservista, en tanto integrante de las FFAA, la posibilidad de ser sujeto pasivo de “sanciones especiales” en caso de conducta incompatible con la conservación del grado, y, al mismo tiempo le impone en el segundo párrafo, la obligación respecto de su instrucción y perfeccionamiento.

Resulta importante destacar que esta obligación del reservista de instruirse y adiestrase, debe necesariamente ir acompañada con la obligación del Estado de prestar esa instrucción y adiestramiento, permitiendo de tal modo el cumplimiento del mandato legal referido a la vez que posibilitando la existencia de cuadros de reservistas debidamente capacitados para asumir las funciones y roles que correspondan ante una eventual movilización.

Un párrafo aparte merece la cuestión relativa a la SUPERIORIDAD MILITAR Y PRECEDENCIA, establecida en su ARTICULO 12º. Allí se determina que “Superioridad militar es la que tiene un militar con respecto a otro por razones de cargo, de jerarquía o antigüedad.”

El ARTICULO 13° por su parte agrega que “Al margen de la antigüedad relativa del personal del mismo grado, y según pertenezca al cuadro permanente o de la reserva de las fuerzas armadas, se establecerá el orden de precedencia que determinan los incisos siguientes y dentro de ellos, según se reglamente:

1º Personal del cuadro permanente.

2º Personal del cuadro de la reserva, incorporado.

3º Personal del cuadro de la reserva, fuera de servicio.

Aquí se advierte que el legislador ha establecido la superioridad militar del personal del cuadro permanente respecto de reservista, tanto el incorporado como el que se encuentra en situación de fuera de servicio.

Obviamente el legislador ha establecido la superioridad y precedencia entre personas que reúnen la condición de “militar”, toda vez que no podría establecerse estos parámetros entre quienes no integran este género. Absurdo resultaría determinar criterios de superioridad entre civiles y militares. Las relaciones entre “superiores” y “subalternos” solo pueden plantearse entre quienes por definición componen un mismo género, integrando una misma especie.

Va de suyo entonces que el reservista, si bien no es un militar de carrera, un profesional que ha abrazado la carrera de las armas, es en sí mismo, un ciudadano que integra las FFAA de un modo particular. Alguien que ha recibido instrucción militar y eventualmente está en condiciones de ser llamado a prestar servicios. Y aun estando fuera de servicio, con derechos y obligaciones particulares y especiales, propios de un militar, mas allá que en el medio civil, desempeñe las más diversas actividades.

A mayor abundamiento, véase lo que con relación al reclutamiento, lo que afirma el ARTICULO 35°: “El personal superior del cuadro de la reserva de las fuerzas armadas, se reclutará con:

1º El personal superior del cuadro permanente retirado o de baja, siempre que mantenga las aptitudes que determine la reglamentación de esta ley. En tal caso será dado de alta en el cuadro de la reserva, como mínimo con el grado que tenía al obtener su retiro o al ser dado de baja.

2º El personal de suboficiales superiores del cuadro permanente retirado o de baja, siempre que mantenga las aptitudes que determine la reglamentación de esta ley para ser promovido al grado de subteniente, guardiamarina o alférez en caso de convocatoria.

3º El personal de cadetes dados de baja, siempre que mantenga las aptitudes que se reglamenten para ser promovido a un grado de oficial, en caso de convocatoria.

4º Los argentinos, que habiendo cumplido sus obligaciones del servicio militar, obtengan títulos, aptitudes o especializaciones calificadas para pasar a la reserva con un grado de oficial, en caso de convocatoria.

5° Los argentinos, que habiendo o no cumplido sus obligaciones del servicio militar, obtengan títulos, aptitudes o especializaciones calificadas para pasar a la reserva con un grado de oficial, en caso de convocatoria.”

Como puede advertirse en los artículos que se transcriben, el legislador ha previsto especialmente distintas fuentes de reclutamiento del personal de la reserva. No cabe duda que se trata de una “especie particular” de personal, pues no tiene Estado Militar. Es decir, estos “ciudadanos/soldados” integran de un modo especial los cuadros de oficiales, suboficiales y tropa de las Fuerzas Armadas, pues sin tener Estado Militar poseen sin embargo algunos derechos y obligaciones propias de los miembros de las FFAA.

REGLAMENTACIÓN PARA EJERCITO
Hasta aquí lo que establece la ley para las tres Fuerzas Armadas. Por su parte la Reglamentación para el Ejército del Decreto-Ley N° 19.101/71 (Ley para el Personal Militar) Tomo I “Cuadros Permanentes y de la Reserva” (PE-00-02-I) (ex LM – 2 – I) dispone en su TÍTULO I, al referirse a la CONSTITUCIÓN DEL EJÉRCITO, Art. 1°, segundo párrafo que “El Ejército Argentino está constituido por el Ejército Permanente y por la Reserva del Ejército”.

Por su parte el Art. 2° afirma que “El Ejército Permanente es la parte del Ejército que se mantiene en servicio en forma efectiva.

Su constitución está dada por la estructura orgánica de paz y por el personal del cuadro permanente”.

El CAPITULO II, RESERVA DEL EJERCITO, sostiene que “La Reserva del Ejército es aquella organización que sirve al propósito de completar, cuando así se disponga, al Ejército Permanente”.(Art 4º)

Art. 5° – El personal de la Reserva del Ejército está integrado por:

1) Reserva incorporada, que está constituida por:

a) El personal superior y subalterno, no perteneciente al cuadro permanente, que se encuentra incorporado en el Ejército para prestar servicios militares.

b) El personal de alumnos de los liceos militares, de los cursos IV y V.

c) El personal de conscriptos mientras se encuentra incorporado para cumplir con las obligaciones del servicio militar.

2) Reserva fuera de servicio, que está constituida por:

a) El personal que, procedente del cuadro permanente, se encuentre en situación de retiro o de baja y que conserve su aptitud para el desempeño de algún cargo o función en el Ejército en caso de convocatoria.

b) El personal que habiendo recibido instrucción en el Ejército o en fuentes especiales de reclutamiento, haya pasado a la reserva como oficial o suboficial, mientras conserve sus aptitudes.

c) El personal que habiendo recibido instrucción militar en el Ejército conserve su aptitud para el servicio militar y esté en situación de fuera de servicio.

d) El personal que, sin haber recibido instrucción en el Ejército o en centros especiales de adiestramiento y/o reclutamiento, sea destinado a la reserva de dicha fuerza de conformidad con las correspondientes leyes de la Nación.

Como se advierte en la Reglamentación, las fuentes de las que se nutre la “Reserva de Ejército” han sido taxativamente enumeradas, siguiendo los lineamientos de la ley para el Personal Militar.

En particular, el Decreto 1409/83 modificado por su similar 1622/01, establece las condiciones para el ascenso del personal superior y subalterno de la reserva, tanto en lo relativo a la edad, el tiempo en el grado y la cantidad de cursos de perfeccionamiento obligatorios para poder ascender.

Este marco legal, incorporado a la Reglamentación para el Ejercito de la Ley del Personal Militar, no hace sino confirmar lo que se pretende destacar con estas breves líneas.

Cabe mencionar entre los reglamentos que establecen derechos y obligaciones para los reservistas lo normado por el Reglamento “Uniformes” (RFP-04-70-I) el que en su punto 1.004 dispone: “. Uso obligatorio del uniforme.

El personal militar en actividad, el incorporado por el Art. 62 – Ley 19.101, como así también la reserva incorporada o aquel que realice cursillos de capacitación y actualización (A mi entender refiriéndose en este caso a la reserva fuera de servicio, la que de tal modo, está obligada a utilizar uniforme al momento de hacer cursos de capacitación y actualización), usarán obligatoriamente el uniforme…”, enumerando a continuación las circunstancias en que resulta obligatorio el uso del uniforme para el personal del cuadro permanente y de la reserva incorporada.

La enumeración efectuada por el legislador indica en primer término quienes son los sujetos obligados al uso del uniforme y en segundo lugar, ante que circunstancias.

Seguidamente el punto 1.005 expresa: “Uso optativo del uniforme…e). El personal de la reserva fuera de servicio no proveniente del cuadro permanente.

1) Para la concurrencia a las ceremonias oficiales que se realicen con la participación de efectivos de las Fuerzas Armadas, con motivo de la conmemoración de las siguientes fechas:

a) 25 de mayo, 20 de junio y 9 de julio.

b) Día del EJERCITO ARGENTINO.

c) Día del arma y aniversario de la Unidad en la que estuvo incorporado.

d) Actos oficiales del Día del Reservista.

e) Durante la ceremonia religiosa de Casamiento cuando sea el contrayente.

En definitiva, el personal que integra la Reserva del Ejército, fuera de servicio tendrá la opción de utilizar o no el uniforme en los casos que la norma plantea o para el supuesto del artículo anterior, esto es a la hora de hacer curso de capacitación, la obligación de su uso.

CONCLUSIÓN

Finalmente, como puede observarse, los reservistas integran los cuadros de las FFAA en general y del Ejército en particular de un modo muy especial, con derechos y obligaciones que surgen de la ley, de los decretos y reglamentos a los que se ha hecho referencia.

Asimismo cuadra advertir que la ley de Defensa Nacional Nº 22.554 de abril de 1988, en su artículo 32 dispuso la elaboración de planes de movilización, derogando la ley que regía en la materia. En el artículo 46 dispone la redacción de una nueva ley de movilización, lo que hasta ahora no se ha concretado. Cuando tal ordenamiento se concrete el legislador no podrá soslayar los comentarios que aquí se formulan respecto del status jurídico del reservista, debiendo completar con la normativa que surja, el universo de derechos y obligaciones del personal de la reserva.

Tcnl Aud (Res) Augusto Aguer

Estatus Legal de las Reservas de las FFAA